“Comunidad educativa en misión al servicio de la vida”.

 

 

Querida Comunidad Educativa Claretiana, al iniciar este año escolar, les saludo con la ternura del materno corazón de nuestra madre María, y les brindo una fraterna acogida, especialmente a los niños, niñas y jóvenes, que se han incorporado, este año, al Colegio Corazón de María de Antofagasta. Ustedes y sus familias sean bienvenidos y bienvenidas.

 

Comenzar un nuevo año es una oportunidad para invitar a cada integrante de la comunidad escolar: estudiantes, padres, madres, apoderados, apoderadas, docentes y asistentes de la educación, en misión compartida, a ser partícipes de los grandes desafíos que, como comunidad educativa en misión al servicio de la vida, nos interpelan los nuevos escenarios de evangelización.

 

Los pobres y su justicia; el poder y el dinero han desplazado a Dios y al prójimo del centro de muchos corazones. Ellos nos exigen abandonar nuestras zonas de confort y nuestra excesiva preocupación por nosotros mismos y ser reales portadores de esperanza para los más postergados para que la alegría del Evangelio llegue a las mas diversas periferias, con hechos concretos.

Los jóvenes y sus proyectos de vida; Las nuevas generaciones con sus múltiples realidades existenciales, aportan vida y novedad a las comunidades. Hoy, nos interpelan a renovar la opción por ellas, crear más espacios donde resuene su voz. Abrir canales de escucha atenta que nos permitan conocer y acoger sus nuevas sensibilidades y plantearnos nuevos e inéditos desafíos.

 

Las familias y sus nuevas configuraciones. Somos testigos de un momento histórico en el que emergen nuevos rostros de familias, ellas nos motivan la apertura de nuevas formas y modos para acompañarlas con sabiduría, para que no olviden su amor primero siendo verdaderos lugares de encuentro y fraternidad.

 

La problemática ecológica que nos invita a promover una educación basada en una actitud de cuidado de nuestra casa común, de responsabilidad con la creación. Despertar por medio de la educación y la evangelización, el placer de experimentar una ética ecológica partiendo de elecciones y gestos ejemplificadores en nuestra vida cotidiana personal y comunitaria.

 

Les convoco a abordar con sabiduría comunitaria estos grandes retos. Que nuestra madre, María, nos siga acompañando en cada uno de ellos, otorgándonos claridad, en cada decisión y ternura para animarnos en cada desafío.

 

Para todos y todas, un bendecido año escolar 2019.

 

WILMA MONTECINO VARGAS

Directora y Representante Legal

COLEGIO

CORAZÓN DE MARÍA

ANTOFAGASTA - CHILE

COPIAPÓ N° 1125 - TELÉFONO 55 2 26 92 60
FUNDACIÓN EDUCACIONAL PADRE MARIANO AVELLANA
MISIONEROS CLARETIANOS – PROVINCIA SAN JOSÉ DEL SUR

  • claret_sur
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube